¡CONSEGUIMOS VENCER A SHERE-KHAN!


Una vez más la manada ha conseguido. Durante 15 días hemos trabajado todos juntos para derrotar a Shere-Khan y sí, podemos decir que nuestra unión lo hemos logrado.

Hathi nos expulsó de la selva porque debíamos de estar más unidos y respetarnos entre nosotros. Por eso decidimos viajar hasta Rocamundo y allí trabajar duro para que Hathi nos volviera a admitir en la selva. Todos juntos construimos el cubil donde trabajaríamos los días de campamento. También hicimos un camisero para colocar nuestras camisas, pero al día siguiente al despertarnos vimos que no estaban en su sitio. Alguien nos las había robado.

Una mañana estábamos jugando cuando se nos acercó el hermano gris un tanto preocupado. Nos contó que le había parecido ver a Shere-Khan por los alrededores del cubil. Al oir eso nos pusimos alerta y al día siguiente un aliado inesperado, del cual no supimos nada más, nos preparó un rastreo hasta la guarida del tigre.

En el escondite nos encontramos cabezas de caballo, órganos de animales y también nuestras camisas colgadas de los árboles, las cuales pudimos recuperar. Pero también nos dimos cuenta de que lo que nos temíamos era cierto, el tigre estaba recuperado y en plenas facultades para cazar.
Sigue leyendo

¿¿VOLVERA SHEREKHAN??

Otro año más nos volvemos a ver por aquí, ¡y tenemos un montón de cosas que contaros!, porque este año la Manada Seeonee se ha salido. ¿No os lo creéis? Pues seguid leyendo porque nos ha pasado de todo.

Durante el primer trimestre pudimos aprender un poco de orientación, conocer a lobatos de otros grupos, aprender cómo se trabaja y colabora en el comedor San Vicente Paúl y, entre otras muchas cosas, culminamos el trimestre dando las campanadas en Santibañez Zarzaguda. Todo esto unido a nuestros esfuerzos por ahuyentar a los Perros Jaro y salvar a Akela hizo que el primer trimestre fuera increíble. Pero ahí no quedaba la cosa porque nos quedaban aún muchas aventuras que vivir.

El segundo trimestre lo dedicamos a aprender más sobre el mundo que nos rodea, concretamente sobre la naturaleza más cercana. Pudimos conocer varias especies de animales, aprendimos a pescar, nos interesamos por las aves rapaces y construimos casetas de pájaros que colocamos en la zona del campamento. Esperemos que cuando volvamos a la campa dentro de unos días tengamos la suerte de que algún pajarillo haya anidado allí.

Sigue leyendo