Ni quedarse corto… ni pasarse…

SCOUTXAVIER

-¡¡Mamá, Papá!! ¡Pero qué esto no hace falta!…
-¡¡¡Y me falta lo más importante!!!
Para que ésta no sea una de las frases más usadas días previos al campamento, os dejamos una lista para que no os olvidéis de nada, ni llevéis de más:
Sigue leyendo

SAYELOS POR EL MUNDO

Este año en especial nuestra pañoleta ha pisado muchos lugares. Tanzania, Francia, Perú, Brasil, Inglaterra, Bolivia, Irlanda u Oporto han sido testigos de que Sayela se mueve por el mundo y deja marca. Nuestra pañoleta no sólo ha estado en tierras extranjeras, pues también ha visitado ciudades como Santander, Cataluña, Madrid, Alicante, Sevilla, La Rioja, Cádiz e incluso ha hecho el Camino de Santiago. Muchos Sayelos han llevado la pañoleta consigo, muchos han vivido, trabajado o estudiado fuera de nuestra ciudad. A todos ellos les hemos tenido siempre presentes, y ahora, en esta sección, nos hacen un resumen de cómo han sido sus experiencias o lo que han aprendido en cada uno de los lugares que han estado.

Sayelos por el mundo1

“Dicen que Sevilla tiene un color especial, ¿no? Pues sí, lo tiene, y ¡no sabéis de qué forma! El ambiente de la ciudad, el carácter de la gente y el calor sevillano han hecho de este año algo increíble. Es algo que todo el mundo debería hacer, salir y conocer mundo, dentro o fuera de España, y, como alguien me dijo el día que me venía a sevilla, “es el momento de abrir las alas y volar, de salir de casa y ser tu misma”. Y nada más lejos de la realidad, la libertad y, a la vez, la responsabilidad que te da un año así te hace madurar en aspectos diferentes. He conocido, aunque a tan solo 800 kms de casa, distintas formas de vida, he creado mi “pequeña familia” y he compartido todo. He recorrido medio Andalucía y casi puedo distinguir sus acentos, siempre dejando tiempo para las miles de clases y de exámenes. Y entre una cosa y otra, también me he puesto el traje de flamenca e ido de feria en feria, ¡Qué de cosas, ozú!. Este año ha sido de las mejores experiencias de mi vida, he echado de menos, pero también de más, he conocido gente realmente increíble que nunca olvidaré, gente que en unos días eran como de toda la vida. He reído y he llorado, he vivido cosas increíbles, cosas que no pensé que pudiese encontrar aquí. He descubierto nuevos puntos de vista de mi carrera, nuevas opciones y nuevas posibilidades. A mediados de julio esta experiencia se acaba, pero llegarán muchas más, quién sabe cuándo, pero estoy segura de que volveré a esta gran ciudad. Y como he hecho durante el año, no dejaréis de verme, pues los últimos días del campamento estaré con vosotros, mis lobatillos, que… ¡mucho les he echado de menos!. Un abrazo muy grande.” CHIL (Kraal)
Sigue leyendo