EL CLAN SÓ HACE MEMORIA


Ha pasado ya un tiempo, experiencias, nueva gente, nuevas ciudades, nuevos retos, nuevos estudios. Este año 2014 hemos hecho un pequeño parón en el trabajo como clan, una de las causas, la distancia que existe entre nosotros. Pero eso no quita que tengamos un montón de ganas de volvernos a reencontrar con todo el Grupo en el campamento de verano… sino, por ello, más aún.

¡Ay!…cuando hablamos de campamentos… ¡qué de recuerdos nos vienen de todos los que hemos vivido ya!, porque, aun siendo jóvenes de edad, nos sentimos algo “viejunos” al ponernos a recordar y darnos cuenta de que el tiempo pasa volando.

-¿Qué campamento recuerdas muy especial?-, piensa nuestra cabeza muy a menudo…. y ¡qué guasa tiene la preguntita! pero, aun siendo difícil elegir, algunos de nosotros lo tenemos claro y os contamos nuestras experiencias.

“El campamento de verano que sin duda más recuerdo fue el primero que viví como lobata en Duruelo de la Sierra, en el año 2004. La caza nos enseñó a jugar con los cuentos infantiles y personajes como Caperucita Roja o Garfio fueron nuestros acompañantes esos 15 días… esos días que disfruté siendo la pequeña del campa, fueron sin duda mis preferidos. Recuerdo en concreto el momento en que los lobatos deboramos una gran tarta de gominolas que nos habíamos ganado como gran Manada que éramos, todo ello en nuestro enorme cubil lleno de helechos, con nuestras escaleras de barro… pero también recuerdo los baños en el agua congelada, las luchas en el barro, la lona, las comidas, las construcciones, las canciones que aprendimos, las veladas y todos esos buenos momentos con todas las ramas. ¡Sin olvidar tampoco el gran sufrimiento que sentí subiendo un gran monte a pleno sol de mediodía!, pero sé, que sin esto, el campamento no hubiera sido ni la mitad de lo que fue, y, ¡no lo cambiaría por nada! Actualmente, mi intención es disfrutar de todos los campamentos posibles porque son momentos únicos que nos permiten pasar buenos ratos, compartir risas, estar en la naturaleza y convivir con otras personas Scouts.” BLANCA
Sigue leyendo

CONOCIENDO JYNCE MÁS DE CERCA

Poco a poco vamos sabiendo más cosas de Jynce y de Nicaragua. La realidad no está tan lejos como pensamos… si no… ¡mirad! Hemos hecho una entrevista a Ramón Alegre, miembro de Amycos, la organización que dirige el proyecto Jynce, y después de sus varias experiencias allí, nos cuenta todo esto…

¿Qué es JYNCE?

Jynce es la abreviatura de Jóvenes y Niños con Esperanza. En Nicaragua, la situación de pobreza fue generalizada en los años 90. La esperanza en el progreso se desvaneció y las familias pasaron a malvivir en zonas altamente vulnerables, medioambientalmente, y sin apenas servicios básicos. Tampoco el anhelado trabajo. Todo ello derivó en una situación de pobreza y miles de jóvenes y niños apenas contaban con escolarización dada la falta de recursos.

Ante esta situación, un grupo de profesores y jóvenes universitarios de Managua, conocedores de la realidad, decidieron organizarse y poner en marcha un proyecto con el que apoyar a los padres y madres en la tarea educativa de sus pequeños.

¿A quién va dirigido el proyecto JYNCE?

El proyecto va dirigido a niños y jóvenes apoyándoles a través del juego y técnicas de animación sociocultural para poder reforzar su nivel educativo y lograr que puedan supera los niveles básicos de al menos lectura y escritura.

¿Qué fin busca el proyecto?

El proyecto busca apoyar a las familias en la educación de sus hijos, con la finalizad de poder tener una mejor cualificación para poder tener en el futuro mejor calidad de vida. Por otro lado pretende evitar que cientos de jóvenes caigan en manos de redes de drogadicción o prostitución muy extendida en la zona como consecuencia de su alta marginalidad.
Sigue leyendo

… PREPARADOS…LISTOS… ¡YA!

Un año más, arrancamos el verano en el Grupo Scout Sayela. Y todos sabéis lo que esto significa, ¿verdad? Desempolvar mochilas, sacudir sacos, los nervios de última hora, emoción y lloros en las despedidas (o alegría, según para quienes), mosquitos, tiendas de campaña, sol y calor, agua fresca, sudor, risas y miles de carcajadas, nuevos amigos y cientos de experiencias y aprendizajes para guardar en la memoria. Y a la vuelta, lavadoras, pieles morenas (aún no sabemos si de sol o de roña), alegrías del encuentro (o llantos, depende de quién), sentimientos raros de dormir en colchones blanditos y sobretodo, una morriña inmensa de no seguir de campamento. Y si aún no tuviste esas sensaciones, es que nunca estuviste en un campamento Scout.

Este año montaremos nuestra mini-ciudad cerca de Rocamundo, en la infinita Cantabria, con unos parajes absolutamente espectaculares, nuevos y desconocidos para muchos de nosotros, que seguro que nos trasladan a vivir una caza insuperable por parte de los Lobatos, a disfrutar una Aventura de Rangers única y a seguir descubriendo un mundo increíble de la mano de la Unidad Pionera. No podemos dejar escapar las posibilidades que nos brinda esta región para recrearnos con su fauna y flora, que durante quince días nos rodea y con la que tanto en contacto estamos. Así, todos aprendemos a valorar y sentir nuestro algo que, por ser irremplazable, tenemos que cuidar: la Naturaleza. Durante los días de campamento descubriremos la importancia de nuestro entorno y esperamos que los chavales se vayan a casa con esa lección aprendida, tratando de dejar el mundo mejor de como lo encontramos.
Sigue leyendo