… PREPARADOS…LISTOS… ¡YA!

Un año más, arrancamos el verano en el Grupo Scout Sayela. Y todos sabéis lo que esto significa, ¿verdad? Desempolvar mochilas, sacudir sacos, los nervios de última hora, emoción y lloros en las despedidas (o alegría, según para quienes), mosquitos, tiendas de campaña, sol y calor, agua fresca, sudor, risas y miles de carcajadas, nuevos amigos y cientos de experiencias y aprendizajes para guardar en la memoria. Y a la vuelta, lavadoras, pieles morenas (aún no sabemos si de sol o de roña), alegrías del encuentro (o llantos, depende de quién), sentimientos raros de dormir en colchones blanditos y sobretodo, una morriña inmensa de no seguir de campamento. Y si aún no tuviste esas sensaciones, es que nunca estuviste en un campamento Scout.

Este año montaremos nuestra mini-ciudad cerca de Rocamundo, en la infinita Cantabria, con unos parajes absolutamente espectaculares, nuevos y desconocidos para muchos de nosotros, que seguro que nos trasladan a vivir una caza insuperable por parte de los Lobatos, a disfrutar una Aventura de Rangers única y a seguir descubriendo un mundo increíble de la mano de la Unidad Pionera. No podemos dejar escapar las posibilidades que nos brinda esta región para recrearnos con su fauna y flora, que durante quince días nos rodea y con la que tanto en contacto estamos. Así, todos aprendemos a valorar y sentir nuestro algo que, por ser irremplazable, tenemos que cuidar: la Naturaleza. Durante los días de campamento descubriremos la importancia de nuestro entorno y esperamos que los chavales se vayan a casa con esa lección aprendida, tratando de dejar el mundo mejor de como lo encontramos.

Con todo esto en el horizonte y mucho más, se presenta un campamento de verano muy especial, deseosos de que todos sientan que ha sido un campamento irrepetible. Con esa esperanza trabajamos el Kraal de responsables en la preparación de juegos, veladas, dinámicas, marchas, más juegos y miles de actividades que sabremos serán las mejores, ya que las hacemos con la mayor ilusión y como mejor sabemos.

Porque este año, como todos, Sayela se siente orgullosa y muy afortunada de poder realizar un campamento de esta envergadura. Sabemos que somos privilegiados por disponer de los medios necesarios para llevar a cabo esta actividad, que sin la ayuda de mucha gente y sin el esfuerzo de todos esto no sería posible; y sobretodo, sin los más importantes, los niños y niñas, chavales y chavalas que nos acompañan de la mano en nuestro caminar. Porque ellos no nos siguen, ni nosotros les empujamos: vamos todos juntos de la mano, caminando día a día, tropezón a tropezón, levantándonos y aprendiendo de las malas pisadas, y así lo hacemos, de igual manera, tanto mayores como pequeños. Sin olvidar todo esto, seguiremos, año a año, recordándonoslo, haciendo que nos sirva de motivación para al año siguiente volver mejor y con más ganas: que todo Sayela continúe el camino que hace casi cuarenta años empezamos, y que seguro seguirá por muchos más. Ese camino que el Escultismo nos marca, que un día nos enseñó Baden Powel y que vivimos día a día, estando siempre listos para servir.

Buena Caza y Largas Lunas,
Juaning

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *