LA DESAPARICIÓN DE LAS MÁXIMAS

Navidad en Santibañez (56)
Esta vez decidimos sacar las Máximas del cubil para tenerlas presentes nuestro campamento. Tras pasar el primer día buscándolas, pues no estábamos seguros de en qué coche habían venido, descubrimos que nos las habían dejado en la sala de Lobatos, pero ahí no estaban. Resulta que los monos Bandar-Log nos las habían robado. ¿Y para qué las querría el pueblo sin ley? Todavía no lo tenemos del todo claro, para adornar, probablemente, los monos son así.

El caso es que estuvimos trabajando durante el campamento para estar seguros de que queríamos las máximas para algo así que procuramos tenerlas presentes a lo largo de todo el campamento. Hathi y Raksha descubrieron un rastro de los monos, y decidimos seguirles hacia su escondite, y vaya si estaba lejos. Allí sólo encontramos un trozo de una tabla, pero no parecía como las nuestras… Para terminar, nos preparamos muy bien, en caso de que tuviéramos que luchar con los monos, mediante unas pruebas que tenían listas los Viejos Lobos. Mientras estábamos en ello, oímos a los monos cerca, parece que se asustaron de la Manada Seeonee, porque cuando llegamos al lugar donde les habíamos oído, ya se habían marchado, pero dejaron las Máximas atrás.

Ahora están en su sitio, en el cubil, y esperamos que así sea por mucho tiempo.

Si tienes alguna idea de por qué nos las robaron los monos, haz un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *