LA MANADA DE CAZA EN EL OESTE

Campamento de verano Lobatos (0)En Sayel of Angels necesitaban mano de obra, y la Manada de Seeonee decidimos echar una mano en el lejano oeste, en San Martín de las Ollas. Nuestro cometido era construir una estación de ferrocarril en la ciudad, y nos pusimos manos a la obra. Trabajando día tras día, sin olvidarnos de descansos de cowboy, los juegos y baños de agua fresca y el rancho, conseguimos levantar la estación, colocar los raíles y el paso a nivel, dejando todo listo para que llegara el tren.

Además conocimos al resto de habitantes de la ciudad, y al Sheriff, a quien ayudamos a reagrupar a la manada de búfalos que habían escapado, demostrando nuestras habilidades como cowboys.

Pero un día el Hermano Gris se comunicó con nosotros a través del fax… ¡Shere-Khan estaba cerca!

Campamento de verano Lobatos (3)Tras la advertencia de Hermano Gris nos entrenamos en las tierras del oeste para poder vencer al tigre y regresar al cubil como una Manada unida y digna de confianza. Tiramos con arco, superamos pruebas físicas en el menor tiempo posible, demostramos nuestra habilidad y equilibrio, nuestra creatividad y la capacidad de improvisación de los lobatos… y salimos de Sayels of Angels para despistar al tigre, llegando a unas cascadas, cruzando la vía del ferrocarril sobre el río, paseando por parajes desconocidos que nos acogieron una noche.

Campamento de verano LobatosAl volver a la ciudad tuvimos que expulsar a Tabaki con un ritual, y reparar los estragos que el clima del oeste había hecho en la estación de tren.

Campamento de verano Lobatos (5)Y seguimos con nuestro entrenamiento, aguzando oídos y vista tanto de día como de noche. El último paso sería decidir cómo atrapar a Shere-Khan. Todos juntos decidimos montar una serie de trampas, estratégicamente colocadas, para atrapar al tigre, y le atrajimos con un suculento cebo y unos peleles con apariencia de lobato.

Campamento de verano Lobatos (4)Al poco tiempo un feroz rugido se escuchó en Sayels of Angels… ¡el tigre había caído en la trampa! Rodeado de antorchas y estacas había rodado sobre él un tronco, otro le había golpeado en la cabeza y así, confuso, cayó sobre él una lona que le mantuvo sujeto hasta que 2 Viejos Lobos bajaron para rematarle y quitarle su piel como señal de que lo habíamos conseguido.

Y tras celebrarlo en el Saloon de la ciudad con el resto de vaqueros la Manada de Seeonee pudimos volver al Pueblo Libre con nuestra misión cumplida.

¡Lobatos, haremos lo mejor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *