ENTRE ANIMALES

Faunia 655Hola a todos!

Como ya sabéis, este sábado las ramas de Lobatos y de Rangers nos fuimos a Madrid, a pasar el día en el parque de Faunia. Éramos más de 40, y, aunque tuvimos que madrugar un poco, mereció la pena. El tiempo fue genial, y alucinamos desde el primer momento.

Empezamos viendo la granja, con Cabras, cerdos vietnamitas (Súper feos y arrugados, no os imagináis), fuimos luego al lago, donde convivían las carpas, las diferentes aves acuáticas, como los flamencos, y los monos capuchinos en las diferentes isletas de madera que les han preparado para ellos.

Fuimos también a la casa de las mariposas, donde cientos de ellas revolotean entre helechos y plantas carnívoras, y donde aprendimos sobre las diferentes fases de su desarrollo, (huevo, oruga, crisálida y mariposa). Tras ello vimos un espectáculo de mamíferos marinos en el teatro lago con focas leones y osos marinos…¡Que incluso nos salpicaron con sus movimientos!

Faunia 525Casi sin darnos cuenta había llegado la hora de la comida. Rápidamente nos comimos el bocadillo, porque queríamos ver más cosas. Empezamos con un espectáculo de cetrería, donde vimos volar a aves rapaces: Águilas, búhos reales halcones…todos ellos volando centímetros sobre nuestras cabezas. ¡Impresionante!.

Faunia 504Y ya después, la visita de la colmena gigante de las abejas, la jungla amazónica, con sus monos, loros y demás aves exóticas, e incluso con una impresionante tormenta tropical sobre nuestras cabezas, un bosque africano, con aves, lemures y vegetación exótica, un ecosistema polar donde vimos nadar y moverse a diferentes tipos de pingüinos, un ecosistema nocturno, donde pudimos observar a diferentes especies animales, todas ellas de caza nocturna, como búhos, murciélagos, armadillos, linces, un nido donde tuvimos la suerte de ver directamente a un pollito romper su cascarón y nacer, y un túnel por debajo del agua donde sobre nosotros pasaban tiburones, y extraños peces, además de extraños animales como los manatíes bigotudos que se entretenían comiendo una lechuga delante de nuestros ojos.

Faunia 585Pero todo pasó muy rápidamente. Con la cabeza todavía llena de mil imágenes y sonidos llegó la hora de irnos de vuelta para Burgos, pero recordando en todo momento, las mil anécdotas, como a Pablo y a Hugo dando de comer a un puercoespín gigante, el calor en la selva tropical, los monos a los que les gustaba chupar la cámara digital tanto como comer un chupachús, y tantas cosas más, que nos será muy difícil poder olvidarlo.

Faunia 647¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *